Magangué

Barrio Girardot: una década de zozobras

El jarillón que sirve de vía al corregimiento de Madrid se encuentra debilitado

El problema se viene presentando desde hace más de diez años por causa de la erosión como consecuencia de la presión del agua del rio Magdalena al chocar con el muro que sirve de vía de acceso a las comunidades ribereñas.

El fenómeno de la erosión en el barrio Girardot de Magangué no es un problema de ahora. Sus orígenes se remontan a más de una década, pero fue en el año 2017 cuando se agudizó.

Desde entonces, se han escuchado distintas voces anunciando soluciones que no llegan a pesar de que el rompimiento total del dique afectaría unos 30 barrios de la ciudad donde habitan por lo menos 70 mil personas. Así de delicada es la situación.

Mientras que representantes de los gobiernos nacional, departamental y municipal, al igual que distintos candidatos a corporaciones públicas anunciaban ser portadores de las soluciones, la fuerte corriente del río Magdalena sigue socavando el muro a su paso por Magangué.

Los efectos de la erosión han sido tan destructivos, que en pocos meses la franja de tierra que separa al municipio del caudaloso río Magdalena quedó reducida a un estrecho camino de herradura que protege a los magangueleños de una inminente tragedia de enormes proporciones.  

Pero como el río no escucha discursos, entre los meses de noviembre y diciembre del 2021 los efectos de la erosión hicieron más estragos en el sector del barrio Girardot en donde el desbarrancamiento se tragó varias viviendas de familias pobres.

Millonaria inversión

Mientras la naturaleza reclama lo que le habían “robado” por falta de planeación, el Fondo de Adaptación anunciaba una inversión de 40 mil millones de pesos para un proyecto de mitigación en la zona en medio de la declaratoria de la Calamidad Pública por cuenta de la delicada situación en el sector.

El Fondo Adaptación contrató a la empresa Unión Temporal San Marcos 2020, para los diseños y la construcción del muro que irá desde el sector de El Chorro hasta barrio La Candelaria.

Mientras se adelantan las obras para mitigar los efectos de la erosión causada por el río Magdalena, los habitantes del puerto de Magangué reclaman una solución definitiva para no seguir en la zozobra que los acompaña desde hace diez años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba