Cartagena

Fragata Portuguesa amenaza bañistas en playas de Cartagena

Por sus bellos colores es llamativa, pero peligrosa

Dentro del agua son difíciles de ver, aunque el animal es llamativo cuando llega fuera del agua, flotando en la superficie puede ser difícil de ver porque es azul, y sus tentáculos pueden extenderse varios metros y son casi invisibles.

Este 2022 comenzó con alertas en la zona costera e incluso algunas playas cerradas, debido a la presencia de la fragata portuguesa, una especie acuática reconocida por ser venenosa y, en algunos casos, letal para el ser humano.

Ante esta amenaza, continúan las labores preventivas y pedagogía en las diversas playas de la ciudad para que bañistas tomen las acciones necesarias para evitar resultar afectados por la picadura de la denominada “Fragata Portuguesa”, que abunda en estos días en algunos sectores del mar en Cartagena.

El Establecimiento Público Ambiental, EPA Cartagena, con apoyo de la Policía Ambiental de la Policía Metropolitana y el Cuerpo de Salvavidas de la ciudad recorren a diario algunos sectores de playas ilustrando y aconsejando a bañistas sobre la posible presencia de la Fragata Portuguesa, para que eviten tocar este animal dada su apariencia llamativa, hacen énfasis en las prevenciones y acciones a realizar en caso de tener contacto con esta especie marina. 

El EPA Cartagena recomienda evitar tocar los tentáculos con los dedos y usar en su lugar guantes o una toalla. En caso de presentarse contacto con ella debe enjuagar con agua dulce o salada el área expuesta.  En algunos casos la atención médica debe ser inmediata.

Las especies que son localizadas en la arena están siendo recogidas por personal capacitado de los consorcios de aseo y tratadas como residuos peligrosos.

La Fragata o Carabela Portuguesa, también conocida por muchas personas como “agua mala”, es un animal con el que se debe tener mucha precaución por su naturaleza urticante, es decir, que produce picazón y mucho ardor una vez expulsa las toxinas que incluso podrían causar la muerte.

Esta especie es arrastrada a la playa por las fuertes brisas, en especial, los primeros meses del año. Es fácil de diferenciar por sus hermosos colores entre violeta y rosado transparente, que le permite ser poco visible en el mar. Sus tentáculos pueden alcanzar varios metros. 

En los últimos días se ha observado una baja notable en la aparición de estos animales en algunos sectores de playa, pero la alerta se mantiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba